Trastornos de eliminación: enuresis y encopresis.

 In Psicología

Esta semana vamos a hablaros de los trastornos de eliminación, es decir la enuresis y encopresis, pues muchas familias pasan por alto estos temas, sin embargo es algo importante a tener en cuenta desde el inicio, pues puede desencadenar en problemas más complejos de tratar. 

A medida que el bebé va creciendo, aprende a controlar los esfínteres. Hasta los 18 meses es normal que el niño/a no controle sus necesidades de eliminación. A partir de esa edad, se adquiere primero la capacidad de controlar las heces y después la orina. Este proceso dura hasta los 3 o 5 años. Si la dificultad para controlar la eliminación se prolonga más, estaríamos ante un trastorno de eliminación.

Los trastornos de eliminación se definen como la dificultad en el control de los esfínteres. Este trastorno puede presentarse de diferentes maneras, las más comunes son la enuresis (control de orina) y la encopresis (control de heces).

Estos trastornos son comunes en la infancia y no sólo afecta a nuestro pequeño/a sino también a su entorno.

¿Qué es la enuresis y la encopresis?

La enuresis es la falta de control de la micción urinaria, es decir, se considera que hay enuresis cuando hay una emisión involuntaria e inconsciente de orina para niños/as mayores de 5 años. Además, deben manifestarse más de 2 episodios a la semana durante 3 meses consecutivos.

La edad en la que se adquiere el control del esfínter urinario varía en cada niño, además debemos tener en cuenta a la hora de valorar la enuresis si se presenta:

  • De día o de noche, o ambas
  • Todas las noches o todos los días (enuresis regular) o alguna vez al mes (enuresis esporádica),
  • Desde el inicio de retirar el pañal (enuresis primaria) o después de haberse adquirido el control urinario (enuresis secundaria).

La enuresis es un trastorno muy común que afecta a los niños/as en edades de infantil, este trastorno es más frecuente en niños que en niñas y puede aparecer como sintomatología de otros trastornos. Muy frecuentemente se presenta en niños/as con TDAH (Trastorno de déficit de atención e hiperactividad).

La encopresis por su parte, se caracteriza por la evacuación repetida de heces en lugares inadecuados (ropa, suelo, etc.) de forma involuntaria o intencionada, que se presenta en niños mayores de 4 años durante al menos tres meses de duración. Existen dos tipos de encopresis:

  • Con estreñimiento e incontinencia: tras producirse una retención de muchos días (hasta dos semanas), las primeras defecaciones se producen escapándose sin que el niño/a sienta necesidad de evacuar.
  • Sin estreñimiento, muy poco frecuente, siendo la retención de muy pocos días.

También puede ser primaria cuando sucede desde el nacimiento del niño, o secundaria cuando la incontinencia se produce después de haber adquirido un control adecuado del esfínter.

La encopresis es mucho menos frecuente que la enuresis; 1.5% de los niños/as de entre cuatro y cinco años la padecen, presentando mayor frecuencia en niños que en niñas. En el 25% de los casos se acompaña de enuresis.

¿A qué se deben?

Generalmente, los trastornos de eliminación son de carácter involuntario, pero pueden ser también intencionales. Estos trastornos pueden tener diferentes causas: fisiológicas, emocionales o conductuales. Por ello, el primer paso sería realizar una evaluación médica para descartar anomalías urológicas o neurológicas. Y después una evaluación psicológica, para analizar cuál es la causa que desencadena la enuresis o encopresis. Para ello, realizaremos un registro conductual.

Causas fisiológicas: una vejiga pequeña, debilidad muscular, estreñimiento, epilesa, insuficiencia renal, diabetes…

Muchas veces, el trastorno aparece relacionado con una vivencia negativa, como es el estrés, la ansiedad y el miedo. Por lo tanto, es frecuente que ante situaciones que generen malestar en el niño/a, se desencadene el problema. Es decir, la mayoría de las veces el desencadenante es puramente emocional, como pueden ser:

  • Ansiedad o estrés.
  • Sensación de miedo, angustia, desprotección.
  • Problemas de apego.
  • Sucesos traumáticos.
  • Pérdida de un ser querido.
  • Nacimiento de un hermano/a.
  • Separación de los padres.
  • Comienzo de la escuela o problemas con los compañeros/as.
  • Falta de privacidad.

También puede deberse a problemas conductuales como:

  • Falta de entrenamiento en el uso del sanitario, o entrenamiento muy temprano o muy tardío.
  • Problemas en los patrones del sueño.
  • Búsqueda de atención.
  • Provocación o desafío a las normas de conducta.
  • No querer interrumpir los juegos u otras actividades.
  • Problemas en los patrones de alimentación.

Otros síntomas.

Además de los síntomas evidentes como son la orina o las heces, hay otros síntomas secundarios relevantes, que suelen pasar desapercibidos: sentimiento de vergüenza, turbación o ira, miedo a dormir fuera de casa, desarrollo de baja autoestima, problemas de atención, hiperactividad o impulsividad, aislamiento social o retraimiento del niño/a.

¿Cómo se puede prevenir y tratar un trastorno de eliminación?

Debemos recordar siempre que cada niño/a tiene su propio ritmo y avanza de forma diferente en su desarrollo, por ello es mejor estimularlo de manera positiva y no exigirle. Por lo tanto, para afrontar esta dificultad, debemos hablar con él/ella para hacerle comprender la situación, de manera que pueda entender y entrenarle para que tenga control de sus esfínteres. Es necesario reforzar cada progreso que el pequeño/a vaya haciendo, a través de elogios, satisfacción, esto hará que el niño/a esté cómodo. Si el niño/a recibe amenazas o castigos, se verá frustrado y no favorecemos la adquisición de la conducta.

Además, si es necesario, debemos recurrir a terapia psicológica para tratar los problemas emocionales asociados o que originan esta situación, para modificar las conductas y realizar un entrenamiento y psicoeducación familiar.

La intervención no solo se dirige al niño/a sino también a sus familiares, para enseñarles pautas de cómo actuar en los casos de incontinencia y la reeducación del control de esfínteres.

Inma Marí Corraliza

Psicóloga y Orientadora Educativa

Recent Posts

Dejar un comentario

Contacta con nosotros

No estamos por aquí ahora. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.

Not readable? Change text. captcha txt