Técnicas de estudio: Ansiedad ante los exámenes.

 In Pedagogía, Psicología, Técnicas de estudio

Muchos niños/as y adolescentes desarrollan ansiedad antes de realizar un examen y esta interfiere en su concentración y en su rendimiento durante la realización del examen. Para estos niños/as realizar un examen o una exposición es un calvario, del que en ocasiones es difícil salir.

La ansiedad ante los exámenes consiste en una serie de reacciones emocionales negativas que algunos niños/as sienten ante los exámenes. El miedo a los exámenes no es un miedo irracional, ya que el éxito en los exámenes determina en gran parte el futuro académico de las personas. Pero, como ocurre la mayoría de las veces, cuando la ansiedad se da en niveles muy elevados, puede interferir en la vida de los niños/as.

La ansiedad ante los exámenes es un tipo de ansiedad de ejecución, esta se experimenta cuando una persona se encuentra en una situación donde importa su rendimiento y existe una presión por hacer las cosas bien. Además, la ansiedad puede ser de dos tipos: anticipatoria, si el sentimiento de malestar se produce a la hora de estudiar o al pensar en qué pasará en el examen; o “situacional” si ésta acontece durante el propio examen.

¿Qué la provoca?

En la mayoría de las ocasiones existe un agente real o percibido que activa la ansiedad. Este puede ser sencillamente una experiencia anterior de bloqueo en un examen, o de haber sido incapaz de recordar respuestas sabidas.

Por otro lado, es posible que se produzca por falta de preparación para el examen, en cambio si la preparación para el examen ha sido adecuada, la ansiedad puede ser debida a pensamientos negativos o preocupaciones. 

¿Cómo se origina?

Principalmente, está originada por centrarse en exceso en aspectos negativos. Cuanto más se centra una persona en las cosas negativas que le pueden ocurrir, más se intensifica su ansiedad.

Si se tienen pensamientos negativos en la mente, las personas no se pueden centrar en aquello que deben realizar y prestar atención.

Es decir, puede estar causada por:

  • Expectativas demasiado elevadas propias o de los familiares.
  • Escaso reforzamiento de los logros.
  • Comparación con el rendimiento de los compañeros/as.
  • Reacciones negativas ante experiencias de bajo rendimiento (reproches, castigos, burlas…).

¿Cómo se mantiene?

Cuando la persona, niño o niña, ya ha desarrollado la ansiedad ante los exámenes, cuando se aproxima un examen o exposición académica, se disparan las preocupaciones y síntomas que acompañan a la ansiedad. De esta manera, se fija principalmente en la dificultad de la materia, en la falta de confianza, en los fracasos anteriores… Y esto conlleva a que la interferencia de sus preocupaciones dificulte el estudio y aumente notablemente la ansiedad.

Una vez en el examen, la atención dirigida a los pensamientos negativos y el malestar físico, dificultan la capacidad atencional hacia el examen, y por lo tanto pueden influir en el rendimiento del mismo.

Además, al obtener resultados negativos o insuficientes comparado con lo esperado, se alimenta el círculo vicioso.

¿Cómo se manifiesta?

Los efectos de ansiedad se dan a nivel fisiológico, psicológico y emocional

  • Fisiológico: taquicardia, aceleración de la respiración, sudoración, sequedad en la boca, tensión muscular, dolor de estómago, náuseas o vómitos, dificultad para respirar…
  • Psicológico: quedarse en blanco, bloqueado e incapaz de responder a las preguntas que previamente se había estudiado debido a la dificultad a la hora de leer y entender las preguntas, dificultad a la hora de organizar pensamientos o recordar preguntas.
  • Emocional: aprehensivo, inquieto, enfadado, inseguridad, pánico…

La ansiedad ante los exámenes se puede convertir en un verdadero problema, cuando una persona se estresa tanto al hacer un examen que no puede controlar los nervios para centrarse en las preguntas del examen y dar lo máximo de sí misma.

¿Cómo se manifiesta en los niños/as?

Generalmente presentan síntomas físicos, como dolores de cabeza, náuseas, sudoración… incluso pueden llegar a estar enfermos. También, pueden manifestar conductas de agitación e inquietud, y durante el examen pueden experimentar la sensación de “quedarse en blanco”.

¿Qué personas son más proclives a tener ansiedad?

  • Las personas que tienden a preocuparse mucho por las cosas o que son muy perfeccionistas.
  • Personas con trastorno de ansiedad generalizada.
  • Aquellos/as que no se han preparado bien un examen y tienen miedo al error.

¿Qué puedes hacer?

Hay diferentes estrategias que pueden servir de orientación para afrontar la ansiedad ante exámenes. El primer consejo es prepararse bien el examen, a través de buenos hábitos de estudio, para ello puedes emplear las diferentes técnicas de estudio que presentamos en nuestro blog, además de estudiar con regularidad. Por otro lado, es necesario aplicar una serie de estrategias dependiendo del momento.

Consejos para manejar la ansiedad en general:

  • Exponerse a las situaciones que la producen, para desarrollar habilidades para afrontar la ansiedad.
  • Reconocer las emociones que acompañan a la respuesta de ansiedad en las situaciones críticas.

Mientras estudias:

  • Establecer metas de estudio y afrontarlas de una en una. Cada vez que se cumpla un objetivo, premiarse por aquello conseguido.
  • Terminar de estudiar 2 horas antes de acostarte y realizar una actividad gratificante al final.
  • Aplicar técnicas de relajación: respiración controlada, relajación progresiva…
  • Ganar confianza en uno mismo, escucharse y aceptar qué sabes realizar y qué no.
  • Pensar positivamente sobre uno mismo, controlar los pensamientos y detener creencias negativas y erróneas.

Antes del examen:

  • Llegar pronto.
  • Evitar realizar acciones que puedan generar preocupación.
  • Evitar encontrarse con gente que pueda generar preocupación.
  • No repasar el material de estudio.
  • No tomar alimentos excitantes ni bebidas estimulantes.
  • Descansar por la noche las horas necesarias.

Durante el examen:

  • Empezar con las preguntas más sencillas, ya que reforzará tu seguridad y hará que te enfrentes con más tranquilidad a aquellas más difíciles.
  • Preguntar las dudas que surjan durante el examen.
  • Aplicar técnicas de relajación aprendidas y practicadas previamente.
  • No apresurarse en finalizar el examen. Leer las instrucciones dos veces y organizarse para resolver todas las tareas.

¿Cómo podemos ayudar a los niños/as a disminuir la ansiedad ante los exámenes?

Como padres o madres del niño podemos animar a nuestros hijos/as expresándoles mensajes positivos durante la preparación y antes del examen, también teniendo una comunicación positiva con ellos/as y sin aumentar la presión ante los exámenes. Así pues, en caso de no lograr los objetivos, no debemos reprenderles, sino explicarles que estamos muy contentos/as por su esfuerzo y animarles a buscar cuáles han sido los errores o qué dificultades han tenido, para superarlas.

Además, debemos practicar con ellos/as técnicas de relajación y técnicas de estudio. También podemos simular en casa la realización de un examen, esto les ayudará a disminuir sus preocupaciones y a enfrentarse al examen con más confianza.

Inma Marí Corraliza

Psicóloga y orientadora educativa

Recent Posts

Dejar un comentario

Contacta con nosotros

No estamos por aquí ahora. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.

Not readable? Change text. captcha txt