HABILIDADES SOCIALES EN NIÑOS/AS

 In Pedagogía

Muchas familias nos comentáis que vuestros hijos/as no saben cómo hacer amigos o hay ciertas situaciones que les superan y no saben controlar… Todo esto está relacionado con las habilidades sociales.

Pero… ¿Qué son realmente las habilidades sociales? 

Son las conductas que nos permiten interactuar y poder relacionarnos con los demás de forma efectiva, es decir de forma que sea aceptable para nosotros mismos y para nuestro contexto. Las utilizamos cuando escuchamos a un amigo/a que está preocupado, cuando intentamos resolver un problema que nos ha surgido, cuando nos enfadamos con alguien a quien queremos… Son aquellos comportamientos que nos ayudan a relacionarnos con nuestro entorno.  

Queda claro que las habilidades sociales son básicas en las relaciones interpersonales, pero muchas veces no sabemos utilizarlas porque nadie nos enseña, y esto no debería ser así. Normalmente estas habilidades se van aprendiendo al vivir distintas situaciones, nadie nace sabiendo cuáles son las convenciones sociales ni sabe cómo tiene que relacionarse con el resto de personas, pero hay veces que nos presentan alguna dificultad.  

Por ello, es importante transmitir la importancia de entrenarlas y trabajarlas en todos los contextos, para que así poder desenvolvernos en el mundo que nos rodea y ser capaces de gestionar situaciones difíciles.

Otro error muy común es pensar que “las habilidades sociales son cosa de mayores”. Sin embargo, son igual de necesarias en la infancia que en la etapa adulta, y no debemos dejar de trabajarlas en ninguna etapa de nuestra vida. De hecho, en la etapa infantil, es cuando comenzamos a comprender las primeras normas sociales, como puede ser respetar los turnos, saludar al llegar a un lugar, pedir las cosas con educación…

Las habilidades sociales son muy necesarias si realmente queremos vivir en un mundo comprensivo en el que las relaciones con los demás sean la base de todo. Empatía, diálogo y respeto es lo más importante. Así que, inculcarlo a los niños desde pequeños es básico. Es por eso que os queremos mostrar diferentes actividades o juegos para trabajar las habilidades sociales con los peques, tanto en pequeños grupos como en grupos más grandes:

Los abrazos musicales

Esta actividad tiene como objetivo tomar conciencia de que pertenecemos a un grupo y, a su vez, potenciar esa relación. Tan solo necesitaremos un aparato con algo de música y listo. Debido a las normas de seguridad que debemos tomar para prevenir el contagio del coronavirus, esta actividad la llevaremos a cabo solo con las personas con las que convivimos.

Consiste en encender la música, hacer que todos dancen por la habitación y cuando se detenga la música deberemos abrazarnos a alguien. Volverá a sonar, y al parar, tendremos que abrazarnos con otra persona. Después se harán grupos más grandes (3 personas, 4 personas…) hasta que todos nos juntemos en un gran abrazo.

Inventa juegos sobre situaciones

Podemos realizar un juego en familia donde propongamos diferentes situaciones que puedan darse en su día a día a las que tenga que presentar una solución. Así trabajaremos la resolución de conflictos, la toma de decisiones, la impulsividad…

Uno de los beneficios de este juego, además de reforzar la unión familiar y pasar tiempo juntos, es que, al participar todos los miembros de la familia, podemos ofrecer a nuestros/as hijos/as diferentes puntos de vista y diferentes formas de actuar frente a un mismo problema o situación.

De esta forma cuando en un futuro le surja una situación parecida, tendrá recursos para enfrentarse a ella.

Dibujo en equipo

En este juego veremos la importancia que tiene el pertenecer a un grupo y el saber reconocer cuando se hacen las cosas bien y cuando se hacen mal. Y, por tanto, saber pedir disculpas.

En este caso se necesitará un lápiz por cada equipo, folios y chinchetas o algún otro material para aguantar el papel en la pared. Habrá que dividir el grupo en dos pequeños subgrupos y hacer dos filas. Se le dará un lápiz al primer miembro de cada fila y el responsable del proyecto dirá en voz alta un tema. Por ejemplo, el zoo. El primero tiene que correr rápidamente y comenzar a dibujar. A los diez segundos se les dirá que paren y tendrán que entregar el lápiz al segundo y, así, sucesivamente.

Al acabar, tienen que ser conscientes del dibujo que han hecho y aprender a valorar su trabajo y el de los demás.

El dragón

En esta actividad también se da como objetivo el enseñar a pertenecer a un grupo. Para ello, se dividirá al grupo en subgrupos y se realizará una fila. El primero de cada grupo será el dragón y, el último, la cola. Por eso, se le pondrá un pañuelo enganchado al pantalón.

El juego consiste en que el dragón tiene que ser capaz de coger todos los pañuelos del resto de equipos y, cuando lo haga, se van uniendo todos hasta crear un solo dragón poderoso.

El inquilino

Se ayuda a formar equipo y a enriquecer las relaciones entre ellos. No necesitarás ni un solo material ya que los propios miembros son los que harán su papel. Funciona en grupos de tres. Dos de ellos harán la forma de techo de la casa y, el otro, se pondrá en el medio y pasará a ser el inquilino. Cuando el responsable del grupo grite ‘casa’, los dos que hacen de techo tendrán que buscar un nuevo inquilino. Cuando se grite ‘inquilino’, será el del medio el que tendrá que ir a buscar un nuevo hogar.

Actividades extraescolares o deportivas

Apuntar a nuestros peques a diferentes actividades es muy positivo ya que se relacionarán con otros niños/as de su edad que pueden ser más o menos afines a él/ella.

Esto les generará una serie de situaciones que tendrán que enfrentar y que les permitirá entrenar habilidades como la empatía, la asertividad, la resolución de conflictos…

Nuria Barrios Soriano

Graduada en Pedagogía

Col. 998/22594278

Recent Posts

Dejar un comentario

Contacta con nosotros

No estamos por aquí ahora. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.

Not readable? Change text. captcha txt