Adolescentes y confinamiento.

 In Psicología

Adolescentes en casa, ¿qué hago?

Con el confinamiento, puede que los roces en la convivencia se hayan intensificado, ya que, actualmente compartís más tiempo juntos y los nervios y la irritabilidad pueden intensificar y empeorar la situación. Con este encierro, algunos/as adolescentes tienen problemas para aceptar las normas de convivencia, para aceptar el encierro y no salir de casa, para seguir su horario académico…

Por ello, te ofrezco una serie de recomendaciones que te ayudarán a convivir con tu hijo/a adolescente mientras dure esta situación y después de ella.

  1. Enfatizar el distanciamiento social y explicar el tema.

Los adolescentes tienen menor percepción del riesgo y para algunos el coronavirus no supone un peligro o problema, por ello, no entienden porque el distanciamiento debe aplicarse a ellos. Tampoco entienden la privación de libertad a la hora de salir a la calle y porque no pueden reunirse con amigos.

  1. Entender su frustración, ser empáticos y solidarios.

En la adolescencia, el vínculo de la amistad es muy importante, ya que es un elemento esencial en su desarrollo y en la transición de niño a adulto. Por ello debemos reconocer lo frustrante que es para ellos estar separados de sus amigos. Escuchar lo que sienten y trabajar juntos para que esa situación sea más soportable, como usar las redes sociales para mantener el contacto o juegos online. Preguntarles sobre qué necesitan para que sea más fácil de sobrellevar la situación.

  1. Fomentar hábitos saludables.

Promover que durante este tiempo sigan la rutina del sueño constante, que se levanten pronto y hagan ejercicio regularmente. Además, de realizar las cinco comidas diarias: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena.

  1. Crear un cronograma de estudio y programar las actividades a entregar.

Ya que los adolescentes no suelen ver a largo plazo y necesitan planificación y seguir unas rutinas. Por ello, debemos animarlos y orientarlos a que sigan un horario.

  1. Valide su decepción, preocupación y pérdida de experiencias importantes.

Muchos estarán preocupados por los resultados finales, por sus fiestas de graduación o competiciones deportivas. Es importante que los escuchemos, sin asegurarles que todo estará bien y hacerles ver opciones para recuperarse.

  1. Podemos establecer momentos de ocio comunes y darles espacio.

Interesarnos por sus actividades de ocio y compartir momentos juntos. A diferencia de los pequeños, los adolescentes prefieren evitar el contacto con los padres, para ello, debemos dejarles momentos y espacios de soledad cuando lo necesitan. Así pues, podemos aprovechar su sabiduría en la tecnología y aprender de ellos, dejándoles que nos expliquen diferentes aplicaciones.

  1. Evitar que los pequeños conflictos cotidianos puedan transformarse en discusiones constantes.

Para ello, debemos organizar el espacio y gestionar las tareas a realizar conjuntamente. Además, de escucharnos mutuamente y establecer un contrato de convivencia.

Espero que todas estas recomendaciones os ayuden a mejorar la convivencia y si tienes cualquier duda, no dudes en contactarnos.

Inma Marí Corraliza

Graduada en Psicología 

Orientadora educativa

Recent Posts

Dejar un comentario

Contacta con nosotros

No estamos por aquí ahora. Pero puede enviarnos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.

Not readable? Change text. captcha txt